Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

¿Por qué no se va el vaho de los cristales?

Inicio / Blog / ¿Por qué no se va el vaho de los cristales?
Publicado por
en Blog, Humedades

Los amantes de los baños de espuma, y también los que prefieren la ducha pero salen de ella con la piel enrojecida por la alta temperatura con la que prefieren relajarse, tienen a menudo la sensación de encontrarse en un baño turco al abrir la mampara o correr la cortina. En ese instante, el baño se inunda de vapor y difícilmente podemos vernos en el espejo. Los más afortunados se deshacen del agua evaporada abriendo la ventana del baño o activando el extractor; sin embargo, los hay que no corren la misma suerte y da igual si es antes o después de pasar por la ducha, pero siempre tienen que hacerse hueco entre el agua que cae del espejo cuando quieren mirarse en él.

keywords principal

Lo mismo se repite en los azulejos y ventanas, ambos con tanta humedad que a veces bien parecen una cascada. Una situación habitual en cocinas y baños, sobre todo, aunque también puede darse en los cuartos de la colada. Todo ello es debido a la actividad cotidiana: duchas, lavadoras, secadoras y cocinas a fuego lento. Quehaceres del día a día de los que no podemos prescindir pero que, si no se cuenta con las herramientas de ventilación adecuadas, pueden causarnos un problema de condensación. O lo que es lo mismo, un exceso de vapor de agua en el hogar derivado de las tareas domésticas que se traduce en cristales con vaho permanente, en techos y paredes con moho y la pintura deteriorada y malos olores repartidos por las habitaciones y el mobiliario de la casa.

Pero claro, no podemos dejar de ducharnos, ni de lavar la ropa o cocinar. Como tampoco podemos desarrollar nuestra vida en un espacio con aire contaminado por el exceso de humedad ambiental, pues este aire viciado puede repercutir negativamente en la salud de los alérgicos o en quienes estén pasando un resfriado. Esto es, los llamados fenómenos de condensación contaminan el aire que respiramos y sus efectos se extienden tanto en la edificación como en los habitantes. El vaho que enturbia nuestra imagen en el espejo también dificulta la respiración si somos asmáticos, por ejemplo.

¿Cómo acabar con él? ¿Basta con ventilar? ¿Un deshumificador es la solución? Lo cierto es que es difícil librarnos del aire contaminado por la humedad en exceso con el simple gesto de mantener las ventanas abiertas –sin contar que hay épocas del año en los que esto es casi una proeza-; lo mismo ocurre con los deshumificadores, según los testimonios de decenas de clientes recogidos por Murprotec, en la mayoría de los casos una pérdida de tiempo y de dinero. Las mismas declaraciones aseguran que la solución definitiva al vapor de agua que se acumulaba sin freno en sus casas llegó con el sistema de renovación constante del aire de Murprotec. A partir de entonces, pudieron volver a verse nítidamente en su espejo.

Entradas relacionadas