Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

La pintura antimoho no es la solución

Inicio / Blog / La pintura antimoho no es la solución
Publicado por
en Blog, Hogar, Humedades

Las humedades son un dolor de cabeza para todo aquel que las padece. La pintura o el revestimiento de las paredes es una de las partes de la casa a las que afecta esta patología estructural de la edificación. Muchos tendrán la experiencia de pintar y pintar, con un tipo u otro de revestimiento, y que, al final, éste siempre acabe cayendo. En ocasiones, parece no existir la pintura capaz de resistir a los problemas de humedades. Y es que cuando esto sucede, las paredes se resquebrajan, el color se altera y, quizá lo peor de todo, la vivienda termina por dar una imagen de abandono, malestar e incomodidad.

Pintura antimoho

Ante una situación así, antes de pretender acabar con el problema a base de limpiezas, lejía o pinturas especiales que dicen ser antimoho, lo más adecuado es detener cuanto antes el problema que presentan y mantener las superficies en buenas condiciones. Para ello, hay que atacar al origen del deterioro y la caída de la pintura: la humedad por capilaridad.

Puede que muchos asocien la pintura antimoho con la solución para acabar con las humedades estructurales, y que refuerzan y protegen el estado y conservación de las paredes y techos de los hogares. Muchos también creen que este tipo de pintura tiene una alta permeabilidad y evita así que el vapor de agua se acumule. Pero no, más que una solución, ¡pueden perpetuar el problema!

Las pinturas antimoho tan sólo esconden las manchas que produce el moho en techos y paredes o las grietas fruto del deterioro del revestimiento, pero solo las oculta, no eliminan la causa principal por el que la humedad entra y se manifiesta en los hogares. De este modo, los problemas de capilaridad y todas sus otras consecuencias pervivirían; ya que si no se aíslan los cimientos o muros de la humedad, el revestimiento de las paredes y la pintura volverían a caer, pues el problema de humedad estructural seguiría existiendo.

En definitiva, poner parches no es la mejor solución. Técnicas como la de la pintura antimoho, que parecen soluciones fáciles, pueden terminar por convertirse en un auténtico infierno. Por eso, los expertos de Murprotec garantizan las soluciones adecuadas a cada problema de humedad en cuestión. Sólo así podrá evitarse que la pintura vuelva a desconcharse, ya que el edificio estará libre de humedades para siempre.

Entradas relacionadas