Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

La pintura anticondensación no acaba con las humedades

Inicio / Blog / La pintura anticondensación no acaba con las humedades
Publicado por
en Blog, Economía

Las pinturas anticondensación son un producto que se comercializa como soluciones al problema de humedades por condensación en casa. Una de las bazas que suelen jugar es su sencilla aplicación y, sobre todo, que vamos a poder hacerlo nosotros mismos, sin recurrir a ningún profesional. La realidad es que poder usarla fácilmente y ser nosotros mismos los encargados de hacerlo no garantizan que sea verdaderamente un buen producto antihumedades. Como suele pasar con los remedios caseros,

¿Cómo identificamos problemas de humedades en nuestra vivienda? Habitualmente, empiezan a aparecer algunos signos que nos van a poner en alerta: desperfectos en la pared, moho que empieza a reproducirse dentro del hogar, olores, sensación de humedad… la complicación llega, en primer lugar, a la hora de averiguar si estamos ante unas humedades provocadas por condensación, capilaridad o infiltración. Este es el momento en el que debemos recurrir a expertos antihumedades, no solo para que identifiquen correctamente el tipo de humedad sino también para que lleven a cabo una acción contra ellas con garantías. ¿Intentar acabar con las humedades nosotros mismos, usando métodos como las pinturas antihumedad? Eso solo alargará el problema y nos hará perder tiempo y dinero.

pintura anticondensación

Las pinturas antihumedad

Existen distintas pinturas antihumedad que van a actuar de distintas maneras. En el blog de Murprotec ya hablamos de las pinturas antimoho, cuyo foco es atacar ese microorganismo que se genera cuando tenemos problemas de humedad. ¿El problema? Que no va al fondo de la cuestión. Al limpiar el moho pero no acabar con las humedades, este va a volver a reproducirse, con las consecuencias que eso supone, tanto al bolsillo como a la salud y la calidad de vida general.

Algunas pinturas anticondensación tienen una base de agua e incluyen unas pequeñas esferas de materiales como el vidrio. Lo que consiguen al aplicarse es que se aumente la temperatura de la pared para evitar la condensación. Pero, ¿acaba con las humedades? No, tan solo las tapa. Además, si nuestro problema es un problema de capilaridad o de infiltración, la pintura antihumedad ni siquiera será un parche, simplemente será totalmente inservible. Gastar dinero en este tipo de soluciones solo va a conseguir que lo perdamos, pues no lo estamos invirtiendo donde realmente merece la pena: en expertos que sepan acabar con el problema de humedades de manera efectiva.

Como la pintura anticondensación se aplica del mismo modo que cualquier otro tipo de pintura, usando brochas o rodillos, crea la sensación de que cualquier persona puede enfrentarse con garantías a un problema de humedades con estas herramientas. Nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que podemos utilizarla, los problemas de humedades por condensación volverán en el futuro, más pronto que trade, pues nos hemos quedado tan solo en la reparación superficial. Este es, a grandes rasgos, el gran problema que comparten muchos de los remedios antihumedad que en realidad no funcionan.

Por si parecían pocos todos estos problemas, hay que sumarles otro: el estético. Emplear una pintura anticondensación nos va a dejar una pared grisácea, que va a contrastar con el resto de nuestra casa, creando un efecto muy poco agradable. Además de invertir dinero en esta pintura, tendrás que volver a hacer gasto comprando pintura común para disimular el desaguisado. Por todas estas razones, es recomendable confiar en profesionales antihumedad y no intentar arreglarlo por nuestra cuenta.

Entradas relacionadas