Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Pequeños, grandes e inútiles remedios: La humedad siempre vuelve

Inicio / Blog / Pequeños, grandes e inútiles remedios: La humedad siempre vuelve
Publicado por
en Blog, Economía, Hogar, Humedades, Salud

A casi todo el mundo le ha pasado: Abrir un armario y ver una pequeña mancha, mover un mueble y ver pintura caída o bajar al sótano y percatarse de un fuerte olor. Son cosas que suceden en muchos hogares. Es nuestro primer acercamiento a la humedad, ella se presenta y nosotros no le damos demasiada importancia, hasta que hacen aparición las primeras consecuencias visibles.

Que a nadie le gusta gastar dinero es un hecho comprobado y real. Por eso cuando observamos los primeros problemas de humedad en nuestras casas, nos dejamos llevar en muchos casos por los consejos bienintencionados de familiares, amigos o conocidos. “Existe una pintura muy efectiva” o “ventila que con eso es suficiente”, serán de las primeras sugerencias que lleguen a nuestros oídos.

Pero como ya hemos dicho más veces, no es oro todo lo que reluce. No existe la solución definitiva a bajo coste que nos permita olvidarnos de una manera indefinida del problema. Los remedios de este tipo son simples parches que ocultan (no eliminan) las consecuencias de la humedad, pero en ningún caso la combaten de una manera directa y mucho menos, la hacen desaparecer.

En el mejor de los casos, realizaremos una inversión reducida para darnos cuenta que semanas (incluso días) después, nuestros grandes temores, han vuelto de nuevo. En el peor de los escenarios, dejaremos pasar demasiado tiempo e invertiremos innumerables recursos en busca de una solución que nunca llega, y que a la larga, desembocará en ciertos problemas de salud o estructurales, que en algunas situaciones, tienen una difícil solución.

Ceras líquidas, pinturas especiales, ventiladores, respiradores, cámaras de placa de yeso laminado, cámaras bufas, absorvedores de humedad o remedios caseros variados no aseguran en ningún caso, una solución real y definitiva.

El problema real de la humedad por condensación no es la presencia de la mancha, sino el exceso de humedad en el ambiente. Cualquier intervención que se realice contra la condensación es solo efectiva si elimina este exceso de vapor de agua. Las ceras y pinturas esconden el problema, pero no lo eliminan. De igual modo, los sistemas de renovación del aire, no son lo suficientemente potentes como para hacer desaparecer el problema por completo.

En otros casos, como la instalación de cámaras, lo único que se hace es añadir una capa estética que impide que el problema se vea a simple vista, pero nunca lo elimina. De igual modo, la efectividad tanto de la ventilación, como la de los absorvedores de humedad, es muy reducida para resolver las consecuencias de la humedad.

Por todo esto, es importante tener claro, que solucionar un problema significa eliminarlo por completo y ganar así la guerra a la humedad.

Entradas relacionadas