Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Los medicamentos y la humedad: Fríos, secos y oscuros están más cómodos.

Inicio / Blog / Los medicamentos y la humedad: Fríos, secos y oscuros están más cómodos.
Publicado por
en Blog, Hogar, Humedades, Salud

Con la llegada de la primavera, los primeros resfriados por los cambios de temperatura y las alergias aparecen, y con ellos, se hace imprescindible que tengamos una buena base de medicamentos dispuestos a paliar los síntomas tan molestos que estas afecciones nos proporcionan.

Pero la acción de los medicamentos no es infinita, sólo dura hasta que las condiciones de almacenamiento dejan de ser las adecuadas. Muchos de ellos pueden perder propiedades o potencia si se exponen a diversos agentes externos como calor, luz o humedad. Para mantener sus propiedades intactas se deben guardar en un lugar que esté fresco, seco y oscuro.

medicamentos

Podemos decir con absoluta convicción que la humedad es uno de los principales enemigos ambientales de los medicamentos, pudiendo afectar de una manera notable tanto a sus propiedades físicas (apariencia, tamaño o dureza), como a sus propiedades químicas (estabilidad o potencia).

Concretamente es un factor ambiental que afecta considerablemente las condiciones de estabilidad de los medicamentos almacenados en nuestros hogares. Es muy importante controlar las humedades porque son las que generan deterioro a través del crecimiento de microorganismos como hongos y bacterias, produciendo reacciones químicas de oxidación de los componentes de los medicamentos y como consecuencia, el deterioro de la forma farmacéutica del producto como ablandamiento y cambio de color (tabletas). A los medicamentos que son sensibles a la humedad se les denomina higroscópicos y hay que tener un especial cuidado con ellos.

Por tanto, y con el fin de evitar intoxicaciones o consecuencias inesperadas en la salud al ingerir fármacos en mal estado, se recomienda tanto guardar los medicamentos en un lugar de la vivienda apropiado para su almacenamiento (evitando sitios como la cocina o el baño, propensos a mayores grados de humedad) como controlar de una manera efectiva la humedad presente en la vivienda.

Además, no todos los problemas de humedad que pueden modificar las propiedades de las medicinas son igual de evidentes y obvios. Si por ejemplo, ésta procede de la tierra, bien por la mala impermeabilización de cimientos y muros o por la entrada de agua a la estructura de la construcción en las plantas subterráneas por la presión que ejerce el terreno, también carga el aire de humedad, con consecuencias igual de dañinas, pero que quizá no podamos observar a simple vista.

Y aquí radica la importancia de un estudio y un diagnóstico eficaz. Buscando el origen y determinando las soluciones, podremos olvidarnos para siempre de los problemas derivados de las humedades en nuestros medicamentos. Y así, tener la tranquilidad de un botiquín preparado para todas las urgencias que puedan suceder en este época del año.

Entradas relacionadas