Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Ineficiencia energética: Las humedades y la factura de la luz

Inicio / Blog / Ineficiencia energética: Las humedades y la factura de la luz
Publicado por
en Blog, Humedades

Seguro que a todos nos suena la típica conversación veraniega entre amigos o familiares en la que comentan, casi sin dar importancia, que desde hace unos días se han percatado de la aparición de pequeñas manchas en la pared del dormitorio o del salón. Al poco tiempo, y en la siguiente reunión, nos comentan que esas suciedades realmente son una consecuencia de las humedades que existen en su hogar.

Como afectan las humedades al consumo de nuestro hogar.

Pero no pasa absolutamente nada” nos dicen, “la persona que ha venido a vernos, que es amigo de toda la vida, nos ha dicho, que esto es muy sencillo de solucionar, que con un poco de pintura especial desaparece por completo”. Así que pintan rápidamente, esperanzados en encontrar la solución que les haga olvidar esas manchas que afean su estancia preferida. Pero al cabo de un mes, ahí vuelven a estar. Y resulta que ni era tan fácil ni tan sencillo como les habían hecho creer.

El daño estético, es tan sólo la punta del iceberg de un problema que puede hacernos gastar mucho tiempo y dinero.

Y lo peor de todo, es que se están acercando las épocas del año más frías y es necesario poner una solución realmente eficaz que les arregle el problema de una manera definitiva.

Porque muchas veces, a las humedades no se les da la importancia que tienen, ya que en varias ocasiones el daño estético, que es la primera impresión que recibimos, es tan sólo la punta del iceberg de un problema que puede hacernos gastar mucho tiempo y dinero.

En otros casos, también se puede llegar a la descomposición de materiales, poniendo en riesgo la integridad de nuestros hogares, o incluso llegar a desarrollar enfermedades de diversa índole. Pero la humedad, llega mucho más lejos que todos estos desperfectos y afecciones que en muchos casos, somos capaces de percibir (aunque quizá en algunos, ya sea demasiado tarde), ya que ataca directamente a nuestro bolsillo, y lo peor, es que podemos no darnos cuenta de ello.

La humedad aumenta de una manera significativa la dispersión del calor desde el interior al exterior, sólo por las propiedades conductoras del agua (que sustituye el aire de los poros del material seco cuando se produce un exceso de humedad). Por tanto, eliminar la humedad de las paredes, no sólo queda en un problema estético, estructural o de salud, sino que también se convierte en un quebradero de cabeza para nuestra economía, ya que supone perdidas notables relacionadas con el exceso de consumo energético de nuestro hogar, pudiendo dispararse un 30% por encima de la media establecida nuestra factura de la luz en las épocas más frías.

Por esto, es fundamental acabar con estos problemas tan recurrentes en muchos hogares. Porque la eficiencia y el gasto energético también dependen de la presencia de humedades, pero únicamente seremos nosotros, los responsables de poner un punto y final a estas preocupaciones, contando con los mejores especialistas, capaces de encontrar la solución más adecuada para cada tipo de problema.

Entradas relacionadas