Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

¿Humedades en aseos y baños? Reconócelas

Inicio / Blog / ¿Humedades en aseos y baños? Reconócelas
Publicado por
en Blog, Hogar

Las humedades en aseos y baños son extremadamente comunes y le pueden aparecer a cualquiera, en cualquier momento. Ya vivamos en un piso o una casa, en una gran ciudad o en un pequeño pueblo, en la montaña o en la playa, en una región húmeda o en una región más seca, los problemas de humedades en esta habitación, tan importante en nuestra vida diaria, son un peligro que puede aparecer por sorpresa, suponiéndonos grandes inconvenientes.

¿Por qué se forman humedades en los aseos y baños?

Los aseos y los baños son espacios de nuestro hogar que utilizamos intensivamente y donde la presencia del agua es muy importante. Lavarnos las manos, cepillarnos los dientes, tirar de la cadena, ducharnos o incluso bañarnos son actividades de nuestra rutina diaria que no podemos evitar.

humedades aseos baños

 

Es en espacios como este (y como la cocina o el cuarto de la lavadora) donde se produce un fenómeno que se conoce como condensación. Es decir, el paso de un gas a un estado líquido. Cuando el aire de nuestra casa se satura de humedad, como cuando nos duchamos con agua caliente, acaba depositándose en forma de agua en estado líquido en distintas superficies.

Se estima que, cuando el vapor de agua está alrededor del 45 por ciento en el ambiente, es cuando debemos empezar a preocuparnos. Es posible que no tengamos ningún aparato en casa que nos sirva para medir exactamente este dato, pero no te preocupes porque no es necesario. Aplicando el sentido común, te darás cuenta muy rápidamente de los problemas por condensación. ¿Se quedan mojados los muebles del baño? ¿Se empaña el cristal del espejo o de la ventana? Estas son pistas que nos van a hacer darnos cuenta de que podemos estar cerca de padecer humedades por condensación en el aseo.

¿Debemos ducharnos menos para acabar con las humedades en los aseos y baños? La respuesta más sencilla es que no, que dejar de asearnos correctamente no va a hacer desaparecer las humedades de nuestro aseo. Reducir el uso de agua es una de las recomendaciones caseras para combatir las humedades que desmontamos la semana pasada en el blog. Básicamente, estaríamos evitando enfrentarnos al problema directamente, dejando que las humedades campen a sus anchas mientras creemos que por utilizar menos el baño vamos a acabar con ellas.

La responsabilidad de acabar con las humedades en nuestro hogar, ya sea en el aseo, en el baño o en cualquier otra estancia, es nuestra. Para ello, debemos dejar que los profesionales hagan su trabajo. Que revisen las humedades y nos den un diagnóstico, y tras el diagnóstico, que sean capaces de solventar el problema. ¿Por qué es importante que realice el diagnóstico un experto en humedades? Aunque tengamos claro que las humedades que padece nuestro hogar son provocadas por la condensación, es ideal que nos aseguremos de que no tenemos alguna cosa más escondida que pueda repercutir negativamente. Así, sin confiamos en quien de verdad sabe, podremos estar seguros de que van a encontrar el mejor método para ayudarnos.

Entradas relacionadas