Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Hongos en la piel por culpa de la humedad y el calor

Inicio / Blog / Hongos en la piel por culpa de la humedad y el calor
Publicado por
en Blog, Salud

Si la presencia de hongos por culpa de la humedad resulta molesta en nuestra casa, imagina qué pasaría si de pronto nos encontramos con estos visitantes no invitados en nuestro propio cuerpo. El calor y la humedad son dos de los condicionantes que nos pueden llevar a padecer una infección de hongos. Con la llegada del verano, se multiplican los casos de personas, en muchos casos niños de corta edad, que sufren algún tipo de dolencia relacionada con estos organismos. La prevención es nuestra mejor arma para no tener que lamentar enfermedades de este tipo. Sigue leyendo para conocer las infecciones por hongos más comunes y cómo evitarlas.

hongos humedades

 

El pie de atleta es, seguramente, la infección por hongos más común y conocida. A lo mejor has oído hablar de ella por su denominación médica, tiña podal. Se trata de un hongo que aparece sobre la piel de los pies, tanto en los dedos como en los talones, y a veces también en las manos y los dedos de estas. Usar calzado cerrado, tener alguna lesión en las uñas o la piel y tener los pies húmedos durante demasiado tiempo son algunas de las situaciones que van a hacer que tengamos más probabilidades de pillar este hongo.

En menor medida, también podemos enfrentarnos a otros hongos de la humedad y el calor como puede ser la tinea de las uñas, que afecta sobre todo a personas mayores de 50 años. Aparece como una mancha de color amarillo o marrón en el extremo de la uña que va extendiéndose. Si nos mojamos las manos en exceso, es uno de los problemas con los que podemos encontrarnos. Los lugares públicos son uno de los hábitats donde más cómodos se sienten. Las piscinas municipales, las duchas de los gimnasios o los vestuarios de cualquier tipo son lugares que ven pasar a cientos de personas a diario que, además, presentan las condiciones de humedad y altas temperaturas adecuadas para que proliferen los hongos.

Otros problemas de hongos que podemos padecer vendrán determinados por otras causas, como entrar en contacto con animales que los padezcan (perros, gatos y otras mascotas). Las infecciones de hongos son habituales y contagiosas, pero no debemos preocuparnos más de lo necesario, pues son también tratables con facilidad. Hay que prestar atención, eso sí, en casos donde las defensas de quien los sufre sean bajas. Por ejemplo, los ancianos o los niños deben tener más cuidado que los adultos sanos a la hora de evitar exponerse a cualquier tipo de hongo.

Los tratamientos para acabar con las infecciones de hongos de la humedad deben estar asesorados por un doctor que nos indique exactamente los pasos a seguir, pero es buena idea tirar de refranero popular: ya se sabe que hombre prevenido vale por dos, así que, ¿por qué no evitar exponernos a los hongos y sus enfermedades? Mientras que en espacios públicos lo mejor que podemos hacer es utilizar chanclas para que nuestros pies no entren en contacto con las superficies que pueden albergarlos, en nuestra casa debemos estar seguros de que los espacios en los que vivimos están acondicionados y cuidados, con unos niveles de humedad y calor controlados que nos eviten enfrentarnos a estos problemas. Aunque no sean visibles a simple vista se encuentran en el ambiente del hogar. 

Entradas relacionadas