Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Gran Vía mira al futuro para ser más eficiente

Inicio / Blog / Gran Vía mira al futuro para ser más eficiente
Publicado por
en Blog, Economía

Tras ocho décadas sin un edificio nuevo, una de las arterias más emblemáticas de la capital dará la bienvenida dentro de muy poco a una vanguardista construcción que mostrará lo último en eficiencia y confort en el sector. Un total de 97 viviendas de lujo dispuestas en trece plantas de granito y cristaleras llevará los avances más modernos en construcción a pleno centro de Madrid.

keywordsprincipal

Sistemas de climatización lo más rápido posible, tanto en invierno al calentarse como en verano al enfriarse, gracias a una bomba de calor VRV que reparte el calor de las viviendas más cálidas entre las que se encuentren más frías.  Además, junto a las calderas, el nuevo edificio tiene una máquina capaz de producir energía eléctrica, que reparte por la construcción. Y, por si fuera poco el ahorro energético que suponen estas instalaciones, en las modernas viviendas de Gran Vía, por difícil que pueda resultar creerlo, no se escuchará nada del exterior. Ni el estrepitoso ruido de la avenida que nunca duerme ni las inclemencias meteorológicas y ambientas se notarán en el interior del edificio.

Sin duda, un antes y un después en el mundo de la construcción y en la historia urbanística de Gran Vía. Pero por lo que más nos interesa la inauguración de este edificio, en el que se han invertido tres años y medio de obras, es por el avance que supone en el camino hacia el desarrollo sostenible y la eficiencia energética. Como hemos repetido en muchas ocasiones en este blog, es muy importante concienciar a la sociedad en torno a este tema, ya no sólo por lo que supone para nuestros bolsillos –cada día más maltrecho-, sino por lo que podemos reportar al Medio Ambiente con estos pequeños gestos.

keywords

Y uno de estos gestos cotidianos para ahorrar energía y contribuir al desarrollo sostenible de los recursos que nos ofrece la naturaleza es controlar el gasto en calefacción. Es fácil, ya que si nuestras facturas son desorbitadas y suben al mismo ritmo que la temperatura del termómetro aumenta, y a pesar de todo seguimos pasando frío, es síntoma de que algo no funciona. Puede tratarse del sistema de calefactor o la caldera o quién sabe; pero también hay muchas posibilidades de que sea un problema ajeno a la calefacción: la humedad estructural. Y es que un exceso de humedad en la estructura de los edificios puede dar lugar a corrientes de aire frío que anulen el trabajo atribuido a la calefacción, de forma que por más que subamos la temperatura la casa no se caliente. La solución diagnosticar y ponerle tratamiento eficaz cuando antes.

Entradas relacionadas