Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

El garaje y los trasteros tienen humedad y mal olor

Inicio / Blog / El garaje y los trasteros tienen humedad y mal olor
Publicado por
en Blog, Hogar, Humedades

A menudo los espacios de los edificios que se encuentran soterrados como los garajes, los trasteros y también los sótanos, presentan problemas pero casi nunca se tienen en cuenta. Son zonas de paso que poco o nada importan en la rutina diaria y sólo cuando a alguien le despierta el interés es porque algo está ocurriendo, y la mayoría de las veces no es por algo bueno.

Huele muy mal a humedad, las paredes tienen desconchones en la pintura, han aparecido manchas de moho negro, y además hay mucha suciedad acumulada desde hace tiempo. En estos casos, donde se suele convocar una reunión de toda la comunidad de propietarios, se termina decidiendo algo “superficial” como que hay que abrir y airear las zonas para que se sequen y contratar a un pintor para que aplique una pintura antimoho para arreglar los desperfectos.

image001

Lo que ocurre a continuación, después de no mucho tiempo, es que todo lo que aparentemente se había solucionado vuelve a aparecer. Es entonces cuando los propietarios, además de saber que han perdido tiempo y dinero, se plantean cómo evitar las humedades en  sótanos, garajes y trasteros para que todos los problemas con los que se están encontrando desaparezcan de una vez por todas.

Normalmente, la humedad que aparece en estos espacios que están en las partes bajas de las construcciones, suele ser porque los muros no tienen buenas impermeabilizaciones. En estos casos, lo que ocurre es que la humedad que contiene la tierra pasa al interior del edificio filtrándose a través de los cimientos y de las paredes, lo que provoca, a su vez, la aparición de manchas de humedad que generan hongos y moho, la pintura se cae,  surgen los malos olores y se crea el problema.

Estas humedades denominadas “humedades estructurales”, en el caso de los espacios que están bajo la tierra, pueden tener su origen por el efecto de dos patologías: capilaridad e infiltraciones laterales. En cualquiera de los dos casos y para asegurarse, lo que se debe hacer es ponerse en contacto con los expertos en estos temas. Sólo ellos podrán determinar y verificar lo que está causando estos problemas mediante la realización de un diagnóstico y un  análisis in situ. Tras él, se encargarán de hacer el tratamiento que pueda solucionar esta situación lo mejor y antes posible, pero sobre todo, con la mayor eficacia para que nunca más vuelvan a producirse ni humedades, ni desperfectos, ni gastos extra para ningún propietario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entradas relacionadas