Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Deporte y aire contaminado

Inicio / Blog / Deporte y aire contaminado
Publicado por
en Blog, Humedades, Salud

Quien frecuente el gimnasio a menudo podrá dar fe de lo difícil que a veces resulta respirar allí. El calor de decenas de personas haciendo deporte al mismo tiempo se deja sentir no sólo a través del olfato -es normal que sudemos ante una actividad física de alta intensidad-, según la ventilación del lugar podemos incluso sentirlo en la respiración. La temperatura en estos lugares sube debido a la temperatura corporal de los que están haciendo deporte y una consecuencia de ello es la creación de un ambiente especialmente pesado y cargado. El aire está contaminado en esas situaciones: contiene más partículas de agua de lo que debiera.

image001

Estamos hablando por tanto de un nivel de humedad excesivo que dificulta la actividad, en este caso físico, de las personas que sufran dolencias respiratorias como asma o alergias. La acumulación de humedad en el ambiente les resulta tan perjudicial a estos pacientes como fumar, por ejemplo. La cuestión es que en el segundo caso está en sus manos evitarlo, pero no así en el segundo; menos incluso al hablar de gimnasios, donde no pueden tomar las riendas de la situación y mejorar el sistema de ventilación o solucionar el problema de la naturaleza que sea que causa esa situación tan poco saludable e incómoda.

Resulta que además de la actividad propia de las personas que visitan este tipo de instalaciones, si el sistema de climatización y la ventilación no es el adecuado, la situación puede volverse inaguantable. Y tornará insalubre e insoportable si se produce un problema de humedad estructural en el edificio.

La propia actividad humana genera exceso de vapor de agua en el aire que provoca humedad por encima de los niveles normales. Este factor hay que tenerlo en cuenta de antemano. No obstante, no es el único, ya que el aumento de la concentración de agua en el aire puede aumentar debido a la acumulación de humedad en la estructura de la edificación, proveniente del mismo terreno sobre el que está construido y le rodea. En el supuesto que sea, el aire se contamina y afecta a asmáticos y alérgicos especialmente, aunque, en general, dificulta la respiración a cualquiera que esté realizando su entrenamiento.

Al notar que el aire pesa, habría que pensar en problemas de humedad, en diagnosticarlos cuanto antes y descartarlos o ponerle solución definitiva. Este problema ya hace difícil la vida en el hogar, pero en los gimnasios hasta puede prohibirnos su entrada.

 

Entradas relacionadas