Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

El asma en niños y su relación con las humedades

Inicio / Blog / El asma en niños y su relación con las humedades
Publicado por
en Blog, Salud

grafica humedades asmaEl asma en niños es uno de los problemas más graves derivados de la presencia de humedades en una vivienda. No es que las humedades sean el origen de esta dolencia, sino que su aparición potencia los síntomas de la enfermedad, condicionando nuestra vida y la de los que están a nuestro alrededor, especialmente los más jóvenes de la casa.

Existen estudios que muestran una relación clara entre las enfermedades respiratorias y vivir en ambientes con alta humedad. Porcentajes elevados de adolescentes con asma, bronquitis asmatiforma o bronquits crónica viven en habitaciones muy húmedas. Puedes ver los detalles en el gráfico que adjuntamos en este post.

Parece claro que, aunque no sea la casa primaria ni la única, existe una relación entre las enfermedades respiratorias y los ambientes húmedos. ¿Cómo podemos saber si nuestro hijo tiene asma? Es habitual que los síntomas que van a demostrarnos que nuestro hijo tiene asma aparezcan cuando cumplen, más o menos, los 6 años. En ocasiones, este hecho se adelanta a los 3 años. También pueden aparecer algunos indicadores antes, cuando todavía son bebés, pero la seguridad de que sea asma solo la tendremos más adelante.

Las características del asma deben ser confirmadas por un médico, pero hay algunos detalles que nos van a alertar de su posible presencia. Cuando el niño tiene dificultades para respirar o jadea habitualmente, si nota una fuerte sensación de falta de aliento y no exhala de forma normal, si respira rápido o si tiene toses nocturnas que evitan que pueda descansar con normalidad debemos prepararnos para consultar con un doctor experto.

¿Cómo se cura el asma en niños?

Para curar el asma en niños debemos recurrir a un doctor que diagnostique adecuadamente la enfermedad, pero en nuestra mano está colaborar para la prevención de su aparición o, al menos, en que no empeore. Aquí entra en juego la erradicación de los problemas de humedades cuanto antes, sobre todo en casa. Aunque no es el único detonante del asma que existe, es uno que está en nuestra mano evitar y, de hecho, uno de los más importantes. Como señalábamos al principio del post, existe una relación entre las habitaciones húmedas y los problemas respiratorios. Pasamos muchas horas dentro de casa, por lo que cuidar que nuestras paredes no tengan humedades debería ser una medida básica para evitar problemas mayores.

Las humedades hacen que proliferen los ácaros del polvo, microorganismos inofensivos para el ser humano cuando se presentan en un número normal, pero que cuando se concentran le complican la vida a los asmáticos, además de a los recién nacidos y a las mujeres embarazadas. Por supuesto, esta no es la única consecuencia de las humedades. También hacen aparecer hongos y moho, rebajan la calidad del aire que respiramos y pueden causar dolor en personas con enfermedades reumáticas.

asma en niños humedades

En cuanto a los ácaros del polvo, es habitual que las habitaciones de los niños tengan muchos elementos que, potencialmente, van a ser el refugio de estos pequeños arácnidos. Es importante prestar atención a las sábanas, a las alfombras, a las cortinas y asegurarnos de que están limpias y cuidadas. Una buena solución es emplear cobertores para la ropa de cama. Otro foco de posibles problemas son los peluches de los más pequeños de la casa, que de igual modo deberemos cuidar al detalle. Mantenter su habitación ventilada, para evitar la acumulación de polvo, también puede ser de gran ayuda.

El asma, tanto en niños como en adultos, se trata también con medicinas de distintos tipos. Siguiendo con un tratamiento correcto y evitando los desencadenantes como la humedad en casa, la mayoría de los niños con asma llevan vidas normales.

Entradas relacionadas