Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Agua en las ventanas

Inicio / Blog / Agua en las ventanas
Publicado por
en Blog, Hogar

La primavera ha llegado cargada de lluvia, nublados y frío. El mal tiempo se resiste a irse y de momento no queda más que seguir lidiando con botas de agua, abrigos y paraguas. Las gotas de agua resbalan por los cristales de las ventanas, aunque en algunos casos éstas se notan en el interior, donde ni gotea ni llovizna; pero donde la condensación de agua en ventanas no deja ver el exterior. Puede pensarse que este hecho es debido a que la temperatura de dentro de casa es mucho mayor que la de fuera, por lo que los cristales acaban empañados. Sin embargo, ¿qué sucede entonces cuando en plena primavera o verano las ventanas y espejos permanecen llenos de vaho?

image002

Esta cuestión invalida la explicación anterior, por lo que se pone de manifiesto que la condensación del agua causante del empañamiento en los cristales no tiene nada que ver con la estación del año. Del mismo modo, el apulgarado por condensación también está desligado del tiempo atmosférico. No se trata de la lluvia o la humedad que haga en la calle, sino de los niveles de humedad relativa que se registre dentro del edificio. Unos niveles que pueden alcanzar hasta 70 de humedad en una casa debido a los llamados fenómenos de condensación. Al cocinar, al ducharse o al poner la lavadora o la secadora se produce la condensación del agua, cargando el aire de partículas de agua en estado gaseoso que dan lugar a un aumento del nivel de humedad.

Una circunstancia la concentración de humedad en el aire que da lugar a problemas de humedad por condensación, como el moho en techos y paredes, el agua en forma de vaho en los cristales o el apulgarado de algunos enseres. Consecuencias que obligan a pensar en cómo acabar con la humedad en habitaciones y ponen de relieve para qué sirve un deshumificador o las pinturas antimoho. Unas preguntas para las que Murprotec tiene respuesta y, precisamente, no trata ni una cosa ni otra; sino todo lo contrario. Para acabar con la humedad hay que contar con un diagnóstico experto y soluciones y tratamientos profesionales, lejos de los remedios caseros o productos que se venden como el milagro antihumedad.

En el caso particular de la condensación de agua en las ventanas y el moho en techos y paredes la solución pasa por tratar el aire para compensar la concentración de agua en él; y, para ello, hay que recurrir a la CTA de Murprotec, ni a deshumificadores ni a bolas y pinturas antihumedad.

Entradas relacionadas