Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

¿Afectan las humedades a la integridad de nuestra vivienda?

Inicio / Blog / ¿Afectan las humedades a la integridad de nuestra vivienda?
Publicado por
en Blog

Las paredes y muros de carga han sido una de las piezas centrales para mantener la integridad de nuestra vivienda intacta.

De su calidad y saneamiento depende que un edificio se mantenga en pie y resulte seguro para todas aquellas personas que lo utilizan, ya sea como vivienda o como lugar de paso. Los problemas de humedades en este tipo de elementos constructivos son un problema al que muchas veces no damos toda la importancia que merece y debe ser tratado con rapidez para evitar males mayores.

humedades estructurales

Cuando un muro de carga sufre problemas de humedades, nos encontramos ante una situación de verdadero peligro. Si la estructura que sirve para sustentar y soportar nuestra casa pierde sus propiedades, dejará de actuar adecuadamente. A los problemas de salud o suciedad se le suma de este modo uno mucho peor: que nuestra casa corra verdadero peligro.

Las paredes de carga son un tipo de partición interior del edificio, cuya función es servir de estructura para sustentar y soportar la construcción correspondiente.

Su función es absorber el peso, y transmitir las diferentes cargas a los cimientos. Para que puedan efectuar con garantías su labor, deben tener un espesor mínimo que variará según lo alta que sea la pared y el material del que estén hechas.

Estos materiales con los que están levantados varían, y una de las características que puede cambiar en función de ellos es su porosidad. La porosidad de un elemento hará que tenga más probabilidad de sufrir problemas de humedades o no.

Los muros y las paredas de los edificios tienen una gran capacidad de absorción del agua subterránea, que es capaz de filtrarse por ellos, dependiendo de su porosidad. En este sentido, cada edificio es diferente y llega a absorber más o menos agua también según la permeabilidad de su estructura.

En el caso de las subidas capilares, los materiales en contacto con el agua subterránea y con la tierra húmeda dejan subir la humedad, que puede llegar a alcanzar un metro y medio de altura. Cuanto más finos sean los capilares, más asciende el agua por el interior de los muros depositando sales higroscópicas dentro de la estructura de la pared, debilitándola y poniendo en jaque su capacidad de carga.

Hay que tener en cuenta que, aunque la gravedad de que un muro de carga tenga problemas de humedades es muy grande, que las sufra una pared de menor importancia para la estructura total del edificio no es tampoco algo que debamos dejar pasar.

Siempre que encontremos humedades en las paredes, debemos encontrar una solución definitiva y erradicarlos antes de que nos hagan la vida imposible.

Entradas relacionadas